Deus ex machina

Hace una semana surgió una consulta en la clase: si la forma en que se salvan los muñecos del fuego en Toy Story 3 es orgánica o si «está puesta». Volví a ver la película y si bien efectivamente está sembrada la cuestión de los marcianos y la grúa/garra, la verdad es que la forma en que se salvan está puesta. Es decir: sucede porque el guionista quiere que suceda y no se desprende de la coherencia de la trama (cómo debería ser).

Sin embargo, me quedé pensando un rato más y llegué a la conclusión de que es a propósito, tiene un propósito, como todo lo que hace Pixar en Toy Story. Hay una forma muy conocida de llamar a estos recursos narrativos y es «Deus ex machina», que significa «Dios en la máquina». Esta expresión viene del teatro griego cuando UNA GRÚA metía literalmente en el escenario a un personaje/Dios que daba un giro en la trama. Si pensamos la trilogía de Toy Story como una unidad temática y mítica, recordemos que en la primera película los marcianos ven a «la garra» como a un Dios que elige a quién salvar. Y en Toy Story 3, estos marcianos «elegidos» pasan a ocupar el lugar de Dios y literalmente se convierten en «Deus ex machina», es decir: «Dios desde la máquina».

Y es más: si vemos la imagen de los muñecos, antes de morir, tomados de las manos, se parece mucho a una suerte de rezo.

Es decir: este «Dios en la máquina» está puesto de forma consciente, no es un error o una avivada de los autores, y tiene un sentido profundo dentro de la unidad temática y mítica del la trilogía de Toy Story.